Tras su estancia como voluntaria, Alice Fauveau decidió apoyar Mantay cuando fundó Focus On Women

La Casa Hogar Mantay da refugio a madres adolescentes, de entre 12 y 17 años, que, por lo general, han sufrido abusos sexuales. En la Casa Hogar aprenden principalmente a ser madres y a aceptar a sus hijos, fruto de estos abusos. La Casa Hogar cubre sus necesidades sanitarias, educativas y legales, ofreciéndoles un seguimiento psicológico y preparándolas para su salida al mundo real al cumplir la mayoría de edad.

Además, Mantay forma a estas adolescentes en un taller-escuela de artesanía, con profesores especializados, dándoles de esta manera la posibilidad de acceder al mercado laboral una vez que cumplan los 18 años y deban abandonar la Casa Hogar. Es una forma de asegurar su futuro y poder disponer de un sueldo para poder mantener a sus hijos e hijas.

A modo de contextualización, en Perú se producen una media de 3 violaciones por hora (denunciadas), de las cuales el 66% son a niñas menores de 14 años, por lo que iniciativas como la Casa Hogar Mantay son realmente necesarias.

En diciembre de 2013 Mantay mandó esta felicitación de Navidad: